Adal Ortiz Ávalos, candidato a la presidencia de Coparmex en la Ciudad de México, en reunión semanal con integrantes del Centro Empresarial, aseguró que el compromiso más grande que ha tomado en su vida es levantar la mano para representar al organismo que desde hace 95 años tiene como interés máximo defender los derechos más legítimos de los empresarios en beneficio de la ciudad.

Por ello, socios del sindicato patronal respaldaron su proyecto, se sumaron y dieron su voto de confianza a los tres ejes que propone, y que desempeñara de llegar a la presidencia, escuchar las necesidades de los socios y defender sus derechos e intereses, así como construir un centro empresarial moderno y financieramente sostenible, aprovechando la tecnología para una atención personalizada 24/7, de igual forma generar ideas innovadoras con una visión de futuro, más allá de los ciclos políticos, para recuperar la participación de los empresarios.

“Este trabajo nos ayuda, de verdad, la capacidad de compromiso que he visto. No sólo conmueve, te compromete muchísimo, que nos den tiempo sus fines de semana y a altas horas de la noche”, sostuvo Ortiz Ávalos al destacar la importancia del compromiso colectivo.

Durante el encuentro, realizado al sur de la capital, cada socio tuvo la oportunidad de presentarse y expresar sus propias propuestas. La dinámica permitió además una interacción directa y enriquecedora entre Adal Ortiz y los asistentes, facilitando un diálogo abierto y constructivo.

El candidato explicó que para desarrollar su plataforma de propuestas contempló las raíces del significado de Coparmex CDMX, es decir, “¿qué nos identifica como empresarios?, pues somos empresarios y activistas, al mismo tiempo. Podemos disentir en muchas formas de pensar, de actuar, de estrategias de negocios, opiniones políticas, pero tenemos algo en común que son los valores y los principios y eso nos distingue a cualquier empresario de Coparmex del resto”.

El también escritor detalló que busca ampliar la base de representación a empresas de todos los sectores y tamaños, de todas las partes y zonas de la ciudad.

Adal Ortiz destacó que construir un centro empresarial moderno y sostenible incluye el desafío del nearshoring y la inteligencia artificial. “Vienen dos cambios: El primero es el nearshoring, nosotros tenemos la responsabilidad de que las empresas no se queden fuera de este proceso. ¿Cómo? Implementar, facilitar y certificar cultura de cumplimiento, cultura de prevención de lavado de dinero, cultura de responsabilidad social (…) Si queremos ser parte de ese movimiento y no quedarnos atrás de esa cadena de suministros, tenemos que empaparnos y certificarnos”.

Finalmente, invitó a los socios a emitir su voto este próximo 26 de junio cuando se realizará la convocatoria para elegir presidente, y dijo “tomamos protesta, tenemos 30 días para hacer la toma protocolaria. Pero tenemos 30 días para sentarnos. Todos los que quieran participar son necesarios. Y entonces vamos a parar eventos, dinámicas, etcétera, unas semanas nada más, porque necesitamos hacer pausa; hacer planeación estratégica y ver cuál es la Coparmex necesaria, no sólo estos dos o cuatro años, sino los próximos 20-30 años”.

Al encuentro asistieron representantes de empresas relacionadas con la inteligencia artificial, e-commerce, industria inmobiliaria, consultoría financiera, fondos para el retiro, seguridad y justicia, entre otros sectores.

Actualmente, Adal Ortiz es presidente de la Comisión de Inclusión Financiera de la Coparmex CDMX. Es Co-Fundador de Peibo, primer servicio de banca electrónica en México. También es escritor, autor de la novela ‘Las Luciérnagas’, el libro infantil ‘El Mejor Día’ y el libro especializado ‘La Inclusión Financiera en México’.