El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que será la próxima presidenta de México quien resolverá el conflicto que enfrenta Altos Hornos de México (AHMSA), la siderúrgica ubicada en Coahuila y que desde el pasado 30 de noviembre de 2022 interrumpió su producción de acero y que hasta ahora no ha logrado reactivar.

“Quiero decirles que, con Claudia (Sheinbaum), se va a atender lo que necesita esta región, el que haya trabajo, se tiene que resolver el problema de Altos Hornos de México para que haya empleo, tiene que impulsarse esta zona”, aseguró el primer mandatario.

Durante su reunión en Coahuila con las viudas y familiares de víctimas de la tragedia en la mina Pasta de Conchos, López Obrador reconoció que a lo largo de su administración no logró rescatar a AHMSA debido a que “siempre hubo mucha corrupción”.

“Nosotros avanzamos, no logramos el propósito de rescatar Altos Hornos de México porque siempre hubieron muchos obstáculos, estaba muy enredado todo porque había mucha corrupción, pero sí logramos avances y Claudia le va a dar continuidad”, añadió el presidente de México.

Destacó que durante su administración, Alonso Ancira, expresidente y propietario de AHMSA, se convirtió en un obstáculo para rescatar a la siderúrgica, ya que, dijo, siempre quiso utilizar sus influencias para evitar que la producción e la siderúrgica se reactivara.

“Ya logramos desenredar todo, un señor, que no voy a mencionar su nombre, era un obstáculo, porque él era el que se oponía a que se rescatara la empresa y siempre quería imponerse con sus caprichos y pensaba que todo lo podía resolver con sus influencias, con los poderosos. Ese señor resulta que ya entregó todas las acciones y ya se puede aplicar el que mucho ayuda poco estorba”, dijo.

¿Qué le pasó a AHMSA?

Actualmente, AHMSA mantiene sus operaciones suspendidas en todas sus plantas sin que hasta ahora se haya dado una fecha para su reactivación, ya que, para hacerlo, es necesaria, como mínimo, una inversión de 350 millones de dólares, según datos de la propia compañía.

Además, la empresa mantiene una deuda de 650 millones de dólares con Pemex y la CFE, a quienes adeuda los pagos por el suministro de gas y electricidad, respectivamente.

Con esta situación, actualmente se mantienen inactivas las operaciones en las minas de las subsidiarias de AHMSA, principalmente de fierro y carbón, lo que ha afectado a 17 mil trabajadores de manera directa.