En una entrevista con Santiago Mora, Director General del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rueda, realizada durante la celebración en Ciudad de México del Día Mundial de la Uva Verdejo, exploramos el fascinante mundo de esta región vinícola española que se ha convertido en un líder en el mercado global del vino blanco.

Cifras que revelan el éxito

Superficie de la D.O. Rueda: 21 mil hectáreasConsumo: El vino de la D.O. Rueda se exporta a más de 100 países, siendo los principales mercados Holanda, Estados Unidos, China, Alemania, Reino Unido y Canadá. En México, el consumo ha crecido exponencialmente en los últimos años. Ventas: 116 millones de botellas año 2023Economía: La industria vitivinícola de Rueda genera miles de empleos en la región y contribuye significativamente a la economía local. En 2023, la facturación del sector superó los 400 millones de euros.Exportaciones: Las exportaciones de vino de la D.O. Rueda superaron los 250 millones de euros en 2023, un 10% más que el año anterior.

Evolución de la Industria Vinícola

Desde que asumió su cargo, Santiago Mora ha observado una notable evolución en la industria vinícola, caracterizada por una constante adaptación a las cambiantes preferencias del consumidor. “La industria vinícola, aunque tradicional, está en continuo movimiento. La innovación es parte del día a día”, señaló, destacando la importancia de adaptarse a las nuevas tendencias y gustos de los consumidores.

La verdejo: la uva emblemática de la D.O. Rueda

Una de las grandes particularidades de Rueda es su uva verdejo, que llegó a la región hace diez siglos. Esta uva, descrita por Mora como “rústica, agreste, difícil, pero honesta y franca”, define la personalidad del vino de Rueda y ha sido un pilar fundamental en la identidad vinícola de la región. La historia de la verdejo y su adaptación a lo largo de los siglos es un testimonio de la resiliencia y la calidad de los vinos de Rueda.

Desafíos y logros

La llegada de la filoxera, una plaga que devastó los viñedos europeos a finales del siglo XIX, marcó un antes y un después en la viticultura de Rueda. Sin embargo, gracias a la resistencia de las cepas en suelos arenosos, la región pudo preservar sus viñedos prefiloxéricos, lo que contribuyó a su diferenciación y renacimiento.

En 1982, con el reconocimiento oficial de la denominación de origen, Rueda comenzó a forjar su camino hacia el éxito. La colaboración con expertos como Emile Peynaud y la apuesta por producir vinos blancos jóvenes y frescos resultaron en una transformación que hoy posiciona a la D.O. Rueda como líder en el mercado de vino blanco de España, representando el 42,3% del consumo nacional de vinos blancos de calidad.

Expansión y futuro en el mercado mexicano

En México, la exportación de vinos de la D.O. Rueda ha crecido significativamente en la última década, duplicando sus ventas y convirtiéndose en un mercado prioritario. La llegada de vinos de la D.O. Rueda al mercado mexicano se ve impulsada por la afinidad cultural y la creciente apreciación del vino entre los consumidores jóvenes y mujeres.

“La capacidad de maridar y acompañar la diversa y compleja gastronomía mexicana es una de nuestras mayores fortalezas”, explicó el Director General del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rueda. El objetivo es consolidar esta presencia y seguir creciendo, apostando por una comunicación clara y accesible que permita a los consumidores disfrutar del vino sin sentirse intimidados por su complejidad.

La historia de la D.O. Rueda es un ejemplo de adaptación, innovación y visión. Desde sus raíces históricas hasta su proyección internacional, el vino de la D.O. Rueda ha sabido reinventarse y posicionarse como una referencia en la industria vinícola. Con un enfoque en la calidad y una comunicación cercana al consumidor, los vinos de la D.O. Rueda continúan su camino hacia el éxito, conquistando paladares y mercados alrededor del mundo, incluyendo México.