Con el agua mineral, sus burbujas saltonas que suenan en el vaso anuncian que estás a punto de refrescarte, también vienen algunos beneficios para el cuerpo, pero ¿eso que tanto nos alivia la sed puede hacernos daño?

En algunos casos tomar agua mineral beneficia a los riñones, sola o combinada con limón o frutos rojos y otros ingredientes puede ser una bebida sana para el cuerpo en general, pero hay un ‘lado B’ a considerar.

¿Qué contiene el agua mineral y cómo actúa en el cuerpo humano?

El agua carbonatada no es más que agua con burbujas de dióxido de carbono, un gas que puede ser natural o infundido, explica LiveStrong. En este proceso se genera ácido carbónico, lo cual tiene un pH débil (entre 3 y 4).

The Conversation menciona que esa “sensación de bienestar en la boca” al tomarla es “la activación química de los receptores del dolor en la lengua en respuesta a este ácido, lo que produce un sabor más agradable”.

Hay varios tipos de agua mineral que podemos encontrar:

Agua de mineral natural: tiene burbujas naturales porque sale de manantiales o pozos minerales, pero las pierde al ser extraída del subsuelo. Tiene magnesio, calcio, potasio y hierro.Agua mineral natural carbonatada o gasificada: tiene como base agua mineral y se carbonata de nuevo con gas carbónico, según la Revista del Consumidor esto casi siempre es de procedencia volcánica, lo que le da un sabor ligeramente ácido.Agua carbonatada artificial: con gas carbónico a presión en la botella.Agua mineralizada: se le añaden minerales para enriquecerla, como calcio o magnesio.

LiveStrong detalla que entre los minerales importantes para la salud que puedes encontrar en estas opciones está:

FósforoCalcioPotasioSelenioHierroMagnesio

No obstante, hay aguas que suman azúcares añadidos, colorantes, saborizantes y otros ingredientes, las cuales tienen un perfil nutricional distinto.

“El agua con gas es tan hidratante como su homóloga sin burbujas”, dice Cleveland Clinic, y es saludable en tanto no tenga azúcares añadidos.

Beneficios o efectos secundarios: ¿Qué le pasa a mi cuerpo si tomo agua mineral?

En general, el agua mineral gasificada es una bebida saludable y se suele recomendar para aquellas personas que tienen dificultades para alcanzar un consumo saludable de líquidos.

Esto le ocurre en especial a quienes están acostumbrados a tomar muchas bebidas azucaradas y encuentran al agua simple poco atractiva, por lo cual una alternativa es el agua gasificada con limón u otros ingredientes sanos.

Así que es una buena idea tomar algunas porciones de esta opción gasificada al día, pero eso no quiere decir que todo vaso sea así, tu primera opción siempre debe ser el agua simple, la cual no tiene calorías ni efectos secundarios.

Dientes

The Conversation menciona que ese ácido carbónico que nos hace sentir bien también pueden ser parte del problema con el agua carbonatada y “puede dañar nuestros dientes”.

Los dientes son un órgano anatómico duro, su capa externa se llama esmalte dental, cuando se expone con frecuencia al ácido de las bebidas carbonatadas se cree que aumenta el riesgo de desgaste o erosión dental.

Además, Cleveland Clinic destaca que los minerales naturales o infundidos del agua también podrían causar alteraciones en el esmalte dental, por lo que debes estar atento si tu bebida tiene:

Ácido cítrico.Fósforo.Azúcar.

De cualquier modo, el agua con gas resulta una mejor opción que los refrescos, que son más ácidos y tienen otros ingredientes que perjudican los dientes.

“El agua con gas sin gas parece plantear pocos riesgos para la salud dental. Solo las azucaradas son perjudiciales”, apunta Healthline. De cualquier modo, si tienes dientes sensibles, quizá quieras moderar tu consumo.

Estómago

LiveStrong destaca que el agua carbonatada ayuda a la buena digestión y contra el estreñimiento, según estudios, en esto están involucrados minerales como el magnesio y el sulfato, en especial este último tiene un “efecto laxante suave”:

“Puede que te beneficie beber marcas de agua mineral como Gerolsteiner o San Pellegrino, que contienen sulfato. O, si estás lleno después de una comida copiosa, un vaso de agua mineral puede ayudarte a asentar el estómago”.

Sin embargo, en personas propensas a problemas estomacales puede tener el efecto contrario: eructos, distensión abdominal, gases, dolor de estómago, explica Cleveland Clinic:

“Si su estómago no tolera bien la carbonatación, reduzca el consumo de agua con gas y limítese al agua sin gas”.

Además, LiveStrong menciona que las personas con acidez podrían empeorar sus síntomas por su contenido en ácido carbónico que la hace ligeramente ácida.

¿Daña los riñones?

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) dice que ese calcio en el agua mineral colabora a la formación de los huesos y dientes, pero en exceso puede causar cálculos renales.

Estas ‘piedras’ son depósitos duros en los riñones causados por la acumulación de minerales y sales (calcio, estruvita, ácido úrico y cistina).

La revista Health detalla que en teoría el agua carbonatada podría aumentar el riesgo de cálculos renales por su contenido mineral (varía según la marca), en especial el bicarbonato sódico para la efervescencia:

“Es poco probable que un vaso de agua con gas eleve demasiado los niveles de sodio, pero beber varios vasos al día sí podría hacerlo”.

Sin embargo, LiveStrong explica que no hay pruebas de que ésta cause cálculos renales o mala salud renal.

La Asociación Española de Urología (AEU) dice que la mineralización del agua mineral natural no ha mostrado ser perjudicial para los riñones, ya que los minerales que contiene están en muy bajas cantidades.

La AEU agrega que de hecho esta bebida puede tener beneficios a los riñones al ayudar a la hidratación.

¿Daña los huesos?

Healthline explica que, si bien se cree que las bebidas carbonatadas son malas para los huesos por su alto contenido en ácido:

“Las investigaciones sugieren que la carbonatación no es la culpable… Beber refrescos de cola carbonatados puede perjudicar la salud ósea, pero el agua con gas parece tener un efecto neutro o positivo”.

Corazón

Healthline dice que en investigaciones preliminares se ha visto que el agua carbonatada podría mejorar la salud del corazón al beneficiar el control del colesterol e inflamación, pero faltan más estudios.