Ante la publicación de un análisis de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) sobre las reformas que propuso al Congreso, el presidente Andrés Manuel López Obrador criticó a la casa de estudios por meterse en el tema.

“Ayer, antier, estaba leyendo, salen los de la UNAM, claro, con línea seguramente de los directivos, salen a dar su opinión con expertos sobre las 20 reformas que estamos proponiendo”, señaló.

“Ya ni vi nada, son predecibles, pero les diría, ¿qué se tienen que meter? Sí, claro, ahí es donde debe darse el debate, el análisis sobre la realidad para transformarla, todas las universidades tienen ese papel, pero inviten, sí, escuchen a todos, no nada más a los expertos; pues ya lo sabemos, cómo opinan los expertos”, dijo en su conferencia de prensa y sin ser cuestionado sobre el tema.

Durante el fin de semana, la UNAM informó que convocó a 41 especialistas para realizar un análisis técnico, multidisciplinario y plural sobre las 20 reformas que modificarían 58 artículos de la Constitución.

De acuerdo con el reporte del Instituto de Investigaciones Jurídicas, las reformas sólo buscan favorecer al partido que gobierna, “inciden en la división de poderes y concentrarían poder en la Presidencia de la República”.

“Hay otras que impactan en la vigencia de nuestros derechos humanos, como las relativas a la seguridad pública y la prisión preventiva oficiosa, o bien otras –más prometedoras– en materia de agenda social”.

El Presidente reiteró la crítica de que la UNAM se derechizó, sobre todo en el área de ciencias sociales, pues “cuando era una gran escuela de Derecho”, ahora dejaron que hasta miembros del ITAM fueran los directores del Instituto de Investigaciones Jurídicas.

“Pero así está Economía también, se apagó Economía, sí. Los directivos en la UNAM, todos muy conservadores, se derechizó la UNAM. Todo esto lo puedo decir porque como ya me quedan 100 días… Pero es cierto, o sea, se fueron apoderando de las escuelas”.

El Ejecutivo también ha criticado que la Universidad no haya dicho “nada” en torno a todo el periodo neoliberal, y que no se tengan estudios en materia de corrupción.

Se ha metido hasta con el lema universitario “por mi raza hablará el espíritu”, pues considera que no se debe hablar de razas.

Durante la pandemia de covid-19, criticó que los médicos se fueron a sus casas en lugar de ayudar, y cuando se retomaron actividades fueron los que más tardaron en retomar las clases presenciales.