Comprar una vivienda nueva en México hoy es hasta 57 por ciento más caro que hace cinco años, debido al encarecimiento de materiales para la construcción y el alza de tasas de interés, señalaron expertos.

Enrique Margain, director ejecutivo de crédito hipotecario y automotriz de HSBC México, explicó que en marzo de 2019 el precio promedio de una vivienda en venta rondaba los 1.07 millones de pesos, mientras que al mismo mes de este 2024 se elevó a 1.68 millones de pesos.

“En marzo de 2019 a una tasa del 10.33 por ciento, por una vivienda de 1 millón 70 mil pesos, financiando el 80 por ciento de esa, pagarías una hipoteca de 9 mil 140 pesos (mensuales); hoy, con los mismos datos a marzo de 2024, con 1 millón 680 mil pesos, pagarías 14 mil 430 pesos”, explicó.

Es decir, este incremento del 57 por ciento significa un aumento de más del 10 por ciento anual en el costo de las viviendas. A pesar de los impactos por el encarecimiento de los créditos para el financiamiento hipotecario, el directivo señaló que se mantendrá una buena perspectiva de colocación.

“Aunque se vio en el primer trimestre del año un pequeño ajuste, yo creo que las expectativas son que se pueda colocar ligeramente arriba del año pasado más o menos un 5 por ciento, es una expectativa razonable de crecimiento en el mercado”, detalló.

De acuerdo con la Asociación de Bancos de México, en 2023 entre el Infonavit, Fovissste y la banca colocaron 493.6 miles de créditos hipotecarios, un crecimiento de apenas 0.4 por ciento y un monto derramado de 505.6 mil millones de pesos, 5 por ciento más que en 2022.

Por su parte, Juan Kasuga, director general de Creditaria señaló que el encarecimiento de la vivienda ha obligado a los compradores a buscar alternativas o plazos más largos de financiamiento.

“La banca ha tratado de poder responder a este incremento tanto de tasas de interés como de valor de vivienda, y hay bancos que ya ofrecen créditos a 25 años. Tradicionalmente, los plazos comerciales de un crédito bancario eran de 15 y 20 años”, dijo en entrevista.

Destacó que los factores que están condicionando la adquisición de vivienda son las tasas de interés y las presiones inflacionarias.

Los materiales de construcción han encarecido hasta 9.7 por ciento anual la vivienda en el primer trimestre del año, según datos de la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF).

De acuerdo con el índice de precios de la SHF, en el periodo acumulado de enero a marzo de 2024, a nivel nacional el costo promedio de una vivienda fue de 1 millón 702 mil pesos.

En la Zona Metropolitana de Tijuana el precio promedio de una vivienda creció 12.8 por ciento, en Monterrey un 11.8 por ciento; Querétaro 11.6 por ciento; León 10.3 por ciento; Puebla y Tlaxcala un 10.2 por ciento y Guadalajara 9.2 por ciento.

“Lo que sí ha sido difícil es que las tasas de interés siguen estando caras en comparación con lo que se vendía en años anteriores”, comentó Bernardo Silva, director general de la hipotecaria Yave.

A pesar de estos retos, en el primer trimestre del año se han podido colocar 119.2 mil créditos hipotecarios para la compra de vivienda, de los cuales el 71 por ciento se hicieron por parte del Infonavit, 23 por ciento desde la banca y el resto con el Fovissste. Esto representa una derrama de más de 132.1 mil millones de pesos.

Inmobiliarios ven estabilidad

Emilio Rojas Cobián, presidente de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI) dijo a El Financiero que la próxima administración federal al frente de Claudia Sheinbaum tendrá una transición estable y traerá muchas oportunidades para detonar nuevos proyectos en polos de desarrollo como el sureste, centro y las zonas turísticas del país.

Sin embargo, dijo que se deben agilizar procesos y permisos para darle impulso a la inversión, además de atender temas de certeza jurídica, inversión, infraestructura eléctrica y agua, así como ‘tramitología’ para fortalecer la industria inmobiliaria y a la economía del país.