¿Utilizas el Tren Interurbano México-Toluca? Toma tus precauciones, debido a que el servicio de este medio de transporte fue suspendido este viernes 14 de junio en el tramo del Estado de México.

¿La razón? Las operaciones del Tren Interurbano México-Toluca fueron suspendidas de forma temporal debido a que se registran problemas en el suministro de energía, se explicó a través de la cuenta oficial de ‘El Insurgente’ en X, antes Twitter.

“Trabajamos para resolverlo lo antes posible. Sigue las actualizaciones en redes sociales”, menciona la publicación en la red social.

Actualmente el tren interurbano funciona solamente en el tramo de Toluca y atraviesa los municipios de Zinacantepec, Metepec y hasta la estación terminal Lerma. Pero se tiene previsto que el servicio se reanude durante el transcurso de este mismo viernes.

En redes sociales circularon videos de pasajeros caminando entre las vías del tren desde que inició sus operaciones durante la mañana de este viernes.

La mayor queja por parte de los usuarios era saber si había servicio, pero no recibían ninguna respuesta por lo que tuvieron que buscar otras alternativas de transporte.

¿Cómo van las obras del Tren Interurbano?

A pesar de que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha presionado a los funcionarios para no dejar obras inconclusas, es probable que el Tren Interurbano México-Toluca no funcione en su totalidad al concluir el sexenio.

Se tiene previsto que para agosto o septiembre, el Tren Interurbano desde Zinacantepec a Santa Fe, es decir que aún no llegaría hasta la estación final de Observatorio, debido a que tiene múltiples retos para su conclusión y conexión con el resto del trazo ferroviario.

“Tenemos la meta de poner en servicio hasta Santa Fe entre agosto y septiembre, tal vez no con las velocidades de proyecto porque estaríamos apenas terminando la instalación de los sistemas”, garantizó Manuel Gómez Parra, director general de desarrollo ferroviario y multimodal de la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT).

El funcionario explicó que para poder subir la velocidad de construcción en el trazo, es necesario hacer pruebas para no poner en riesgo a los pasajeros.

Uno de los principales obstáculos que enfrenta dicha obra es la liberación del derecho de vía, esto ocurre debido a la deficiente planeación de los proyectos ferroviarios en el país y la extorsión que realizan grupos para beneficiarse de la construcción de las obras, consideró Gómez Parra.

Además, el Tren Interurbano México-Toluca es un proyecto heredado por el gobierno de Enrique Peña Nieto y que originalmente costaría 38 mil millones de pesos, pero su costo podría alcanzar una suma de 100 mil millones de pesos debido a la falta de planeación.