En Asia, el índice MSCI Asia Pacífico cayó debido a que las pérdidas en las acciones australianas y chinas compensaron las ganancias en el índice de referencia de Japón.

El Banco de Japón provocó una caída del yen después de hacer esperar a los inversores hasta su reunión de julio para obtener detalles sobre su reducción de la compra de bonos, una medida que también fue vista como un retraso en la normalización de la política. Aun así, el gobernador Kazuo Ueda dijo que ve la posibilidad de una subida de tipos en julio, dependiendo de los datos.

Un “yen débil podría afectar los flujos de inversores extranjeros en el verano”, dijo Hiromi Ishihara, jefe de inversiones de capital de Amundi Japón. “Dicho esto, todavía creemos que el BOJ está dispuesto a realizar un nuevo aumento este año”.

Locura por los bonos en China

El frenesí por los bonos chinos no muestra signos de desvanecerse, y los bonos gubernamentales especiales con vencimiento más largo del país recibieron una demanda mayor a la esperada en una subasta.

China vendió 35 mil millones de yuanes (4 mil 800 millones de dólares) en bonos gubernamentales especiales a 50 años con un rendimiento del 2.53 por ciento, según los comerciantes. Eso se compara con una estimación del 2.58 por ciento en una encuesta de Bloomberg. La deuda recibió más de cinco veces la demanda de lo que se ofrecía, dijeron los comerciantes que pidieron no ser identificados porque la información es privada.

Esta venta es parte de la emisión especial de notas soberanas de China por valor de 1 billón de yuanes para 2024. Los inversores han estado comprando con entusiasmo estos bonos en medio de un pesimismo persistente sobre la economía, a pesar de las advertencias de las autoridades sobre los riesgos de una burbuja de bonos, particularmente en la deuda a más largo plazo.

Europa con agitaciones en los mercados por situación política de Francia

Las acciones europeas se dirigieron a su peor semana desde octubre debido a las crecientes preocupaciones sobre la agitación política en Francia.

El Stoxx 600 se debilitó un 0.3 por ciento para ampliar las pérdidas desde el lunes al 1.7 por ciento. El índice CAC 40 de Francia cayó un 1.4 por ciento, afectado por acciones bancarias como BNP Paribas SA y Societe Generale SA. El euro cayó a su nivel más bajo frente al dólar desde abril.

Mientras tanto, los futuros del S&P 500 cayeron después de alcanzar cuatro máximos históricos durante la semana. Un indicador del dólar subió frente a las principales monedas mundiales, mientras que los rendimientos de los bonos del Tesoro disminuyeron dos puntos básicos.

Los mercados europeos están cada vez más ansiosos después de que el presidente francés, Emmanuel Macron, anunciara elecciones legislativas anticipadas tras la derrota de su partido en las elecciones al Parlamento Europeo. Los inversores temen que una victoria del partido de extrema derecha Agrupación Nacional de Marine Le Pen, que lidera las encuestas por un amplio margen, marque el comienzo de políticas fiscales más flexibles.

La incertidumbre ha hecho que la prima que Francia paga por su deuda en relación con Alemania se dispare esta semana, en camino al mayor movimiento que se remonta a la crisis de deuda europea de 2011.

“Es difícil ignorar los paralelismos entre nuestra situación actual y la época de la crisis de deuda soberana, ya que existe ese enfoque familiar en los resultados electorales, los diferenciales de los bonos soberanos y la sostenibilidad de la deuda”, dijo Jim Reid, analista de Deutsche Bank AG. A esto “se suma que no hay señales obvias sobre hacia dónde se dirigen las cosas a continuación”.