El negocio de renta de oficinas, salas de junta y espacios de coworking de Regus México, aunque innovador, es objeto de críticas por diversas razones.

Regus, parte del grupo IWG, es un proveedor global de espacios de trabajo flexibles, ofreciendo desde oficinas privadas hasta coworking en múltiples ubicaciones en la CDMX, Monterrey, Guadalajara, Puebla, Cancún, Querétaro y Tlalnepantla de Báez.

Sin embargo, uno de sus puntos críticos es la falta de transparencia en sus precios. Aunque Regus publicita tarifas competitivas y flexibles, los costos adicionales y las cláusulas escondidas en los contratos pueden resultar en gastos inesperados para los clientes.

De acuerdo con una cotización de su sitio, rentar una oficina por seis horas para dos personas cuesta entre 102 y 138.55 dólares sin IVA, dependiendo de la ubicación, sin embargo, usuarios se quejan de cobros no especificados.

“Mucho cuidado, de inicio no te cuentan que cobran todo, y en dólares. El contrato lo recibes después de haber efectuado tu depósito inicial, con lo cual, ya no tienes forma de reclamar por todos aquellos cargos extra que jamás te detallaron en su propuesta inicial”, afirmó el usuario Pakomy_13 en su queja en la plataforma Apestan, un sitio dedicado a publicar quejas para promover la defensa del consumidor.

Otro usuario reveló que perdió su tarjeta de acceso y le cobraron 200 dólares por la reposición de dos tarjetas.  “Si son tan caras esas tarjetas de acceso; debería poder acceder a los torniquetes de planta baja, y a la puerta del piso donde está mi despacho, con una sola tarjeta y no estar arriesgándome a perder 200 dólares. Muy mal  @RegusGlobal  #RegusMexico”, lamentó el usuario.

Afectados destacan la frustración con las prácticas comerciales de la empresa, la falta de respuesta a las quejas y las políticas contractuales percibidas como abusivas.

“¡Aguas! no contrates una oficina con ellos. Son una estafa, te obligan a contratos largos, todo te quieren cobrar ya que firmaste te das cuenta que tiene mil tarifas ocultas (…) según ellos siempre depositas menos que el (tipo de) cambio del día y, cuidado, no tiene cláusula que te proteja en caso de que el dólar suba ni que el precio que contrataste sea fijo, ellos lo pueden subir cuando quieren. Una estafa”, denunció la usuaria Adripati en la plataforma Apestan.

A pesar de la promesa de un soporte personalizado y accesible en todo momento, varios usuarios reportan dificultades para obtener respuestas rápidas de parte de Regus.

Además, la experiencia en términos de infraestructura, aunque algunas de las ubicaciones se encuentran en edificios modernos, otras presentan problemas recurrentes de mantenimiento, que pueden afectar la productividad y el confort de los usuarios.