Para quienes hemos tenido la mala experiencia de vivir huracanes, todo el proceso informativo y preventivo que se ha visto en estos días tras el anuncio de que México sería parte de la trayectoria del huracán Beryl, que afortunadamente habría entrado con menor fuerza a Quintana Roo, debe ser la constante y lo que siempre se debe hacer.

En Acapulco, como recuerdan, si bien hubo informes de que se acercaba Otis, ninguna autoridad federal o estatal tomó el control, la prueba es que las mismas autoridades del estado estaban ahí en la Convención Minera, inaugurando y presidiendo una cena, ya muy tarde empezó la evacuación, con convencionistas y medios atrapados en autobuses en pleno huracán, la historia y los videos ahí están; por cierto, el cierre de la convención con los ponentes pendientes de participar se hizo hace unas semanas en la Ciudad de México.

Ahora la gran diferencia es que la gobernadora de Quintana Roo, Mara Lezama, ha estado ahí en Tulum con el alcalde reelecto Diego Castañón, encabezando las labores de prevención y evacuación de los pobladores, además de que en el municipio se instaló el centro de mando para estar en primera fila y se actúe inmediato durante el paso del huracán; desde luego, todos esperando que no cause daños graves en la infraestructura ni pérdidas humanas.

Lezama ha estado con sus colegas y alcaldes tratando de convencer a las familias de ir a refugios seguros, pero actuando de manera preventiva desde hace unos días, incluyendo la suspensión de clases y actividades para que todos desde temprano estuvieran seguros en sus casas o en refugios. En Acapulco, sólo un par de horas antes cerraron escuelas y comercios.

No sólo eso, como bien han dicho las instituciones financieras, aprendieron mucho del huracán, ya que si bien en la península tuvieron con Gilberto una de las peores experiencias hace tres décadas, es vital que el sistema financiero esté activo, pero también el cuidado de sus trabajadores y la banca en toda esa zona suspendió operaciones en sucursales, pero la banca móvil sigue en pie, eso sí, mientras no haya mayores afectaciones en el sistema eléctrico como pasa en estos desastres.

Y como bien ha dicho la Asociación Mexicana de instituciones de Seguros (AMIS), que preside Juan Antonio Riveroll, asegurar los bienes es una medida de protección para los hogares y las empresas.

En Quintana Roo solo 3 de cada 10 viviendas están aseguradas, es decir, el 31 por ciento de las viviendas de la entidad cuenta con un seguro, cifra superior al promedio nacional, ubicado en 25 por ciento. Esto se debe a que Quintana Roo es una zona turística, pero en autos están por debajo del promedio nacional.

Por lo pronto, las duras lecciones del huracán Otis no deben ser olvidadas ni minimizadas por nadie, porque la temporada apenas inicia.

El buen trabajo de Ariadna Montiel

Ha sido una secretaria discreta en su labor, pero eficiente, y es por eso que su continuidad en la Secretaría del Bienestar en la siguiente administración de Claudia Sheinbaum no ha sido por ningún lado cuestionada; por el contrario, las felicitaciones para Ariadna Montiel Reyes no se hicieron esperar.

Y es que ahora será la encargada de coordinar la creación de un apoyo social dirigido a las mujeres de 60 años, pues no hay que olvidar las estadísticas, son las que menos ingresos perciben, las que dejan de cotizar por años por dedicarse al cuidado de la familia y por ende, su pensión es menor y muchas otras simplemente no tuvieron la opción de la independencia económica.

Quizás pocos saben que durante varios meses, tras el paso del huracán Otis, la secretaria Montiel estaba como cualquier otro servidor de la nación atendiendo a las personas afectadas en las carpas improvisadas que se hicieron, totalmente en el anonimato y sin decir su cargo trabajó a la par en la entrega de los recursos que se dieron e igual pasaron las festividades apoyando a los damnificados. Es cierto, quedaron pendientes, entrega de enseres o despensas en varias zonas del puerto, pero ante la magnitud del fenómeno natural y el desastre ocasionado, al menos miles sí fueron beneficiados.

Por lo pronto, una buena señal es que el trabajo ya probado y la operación que ha hecho no sólo en la entrega de los recursos de los programas sino en los desastres naturales sea reconocido, y que siga al frente de la dependencia.

Baches en el camino en Manzanillo

Ya lo hemos dicho, si hay un puerto al que hay que ponerle toda la atención es a Manzanillo, que camina y busca convertirse en un referente para América Latina; por lo pronto, es uno de los tres más importantes de toda la región. Sólo como ejemplo tiene casi 20 navieras nacionales e internacionales que operan en estas instalaciones.

En los últimos años, ya bajo el mando de la Secretaría de la Marina de José Rafael Ojeda Durán, se ha intensificado la vigilancia e incautacion de drogas, precursores químicos y es algo que todo mundo ha reconocido, porque la revisión que hacen ha dado buenos resultados en el freno de las actividades ilegales.

Aunque en el otro lado, los operadores se han quejado de que se ha presentado una competencia desleal y ciertos favoritismos de parte de diversos funcionarios de la ASIPONA, que lleva el almirante Mario Alberto Gasque Peña, que llegó en enero de este año y ahí la lista de quejas ha ido creciendo, pues han considerado que diversos funcionarios no siguen los procesos establecidos, así que igual se quejan de un asesor, que del gerente de operaciones y el jurídico, así como de marinos externos que influyen en decisiones de la operación sin formar parte de la estructura, además de que hay empresas que aseguran son beneficiadas como Hazeza, entre otras, sin cumplir todos los requerimientos. En fin, todos esperan esto no afecte los planes futuros de convertir al puerto de Manzanillo en un ejemplo a seguir por otros.

La sequía y beneficios para Rotoplas

En el otro lado de la moneda, y dejando de lado las lluvias, en México el panorama no puede pintar más favorable para la empresa Rotoplas, que tiene como cofundador a Carlos Rojas Mota Velasco y que en México es una marca reconocida y ya sinónimo de almacenaje de agua.

Las operaciones en México de Rotoplas se espera que mantengan un desempeño operativo y financiero fuerte, con tasas de crecimiento entre 10 y 15 por ciento, ya que ante el estrés hídrico que sufre el país, avanza gradualmente en su oferta de servicios de irrigación, purificación y tratamiento de agua, por lo que el negocio va marchando más que positivo.

Sólo hay que ver la publicidad involuntaria con el huracán Beryl, pues los tinacos están siendo marcados con el nombre de las familias, luego de lo que pasó en Acapulco donde en todos lados era posible encontrar un Rotoplas perdido. Sin duda, es un buen negocio para la empresa.

Por lo pronto, la moneda está en el aire.