Si como inversionista en tu cartera de inversión tienes inmuebles, ya sea casa o departamento te gustará saber que las rentas es la forma más noble de ganar dinero y que en el sector residencial siempre habrá una buena demanda.

Platicando con mi buena amiga Graciela Carrasco Garza, de Enfoque Inmobiliario y que una buena parte de su cartera de propiedades y clientes son de renta me comentó varios puntos que son muy buenos saber:

Por ejemplo que la renta mensual de una vivienda va del 4 al 6 por ciento del valor total de la misma. La diferencia la marca la demanda o si el sector está de “moda” o no.

Que los contratos mínimo se deben de hacer por un año en adelante con renovacion de contrato si se quiere quedar más tiempo el inquilino, pero que se estipule que a cierto tiempo va un técnio a revisar el buen uso y estado de la propiedad. La sugerencia que me daba Graciela es que se quede de 2 a 3 años.

Otro punto importante es el contrato de arrendamiento. Ese proteje y da garantías a ambas partes.

Si el inquilino le hace cambios o modificaciones a la propiedad le tiene que avisar antes al propietario. Y todos esos cambios los tienes que dejar como se la entregaron el primer día.

Por ejemplo, en el tema de los taquetes puedes poner todos los que quieras, pero cuando te vayas los retiras y resanas la pared.

Si hay daños durante el arrendamiento en la estructura del inmueble, estos corren por cuenta del dueño, por ejemplo goteras, impermeabilizaciones o fisuras.

Si se descomponen las mezcladoras, cebolletas o llaves del agua corre por cuenta del inquilino.

OJO! Ahorita están habiendo muchos problemas con gente que renta no con muy buenas intenciones o que se meten con la idea de no pagar la renta.

Es por eso que para Graciela es mejor que el inquilino traiga un “fiador” u obligado solidario como garantía.  No es correcto decir “aval”, ya que esa palabra es un documento mercantil para operaciones financieras y no inmobiliarias.  Y para que vayas “mejor amarrado” haz una ratificacion de contrarto ante un Notario Público.

Si no eres muy diestro o tienes tiempo para rentar tu propiedad lo mejor es que acudas con un asesor profesional, que hoy en día hay alrededor de unos mil 800 en la Sultana del Norte.

Un buen corredor inmobiliario te hará la promoción, calificar al cliente o perfilarlo, hacer la investigación y la poliza jurídica la paga el futuro inquilino.

Espero que después de esta rápida información te ayude con este tema o si no puedes contactar con Graciela en enfoqueinmobiliario.net o enfoquecongrace.

¡Nos vemos hasta la próxima!

El autor cuenta con mas de 32 años de experiencia en el ramo de los bienes raíces en materia de comunicación, campañas y lanzamiento de proyectos inmobiliarios. Desde 1995 es miembro de la National Association of Real Estate Editors (NAREE).