El viernes pasado pudimos ver cómo la fiscalía de la CDMX revictimizó, al querer detener y meter al bote, a mi admirado y muy respetado compañero de trabajo Humberto Padgett, uno de los reporteros estrella de Ciro Gómez Leyva, cuando confirmó que la carpeta que abrió, porque la propia fiscalía filtró sus datos personales, la habían cerrado sin notificarle y sin que los MP que lo hicieron fueran castigados.

Fuerte a pico de botella

“Los mismos policías de investigación le decían a la MP: ‘aquí no hay para llevarse a esta persona (Padgett)’; ‘oiga, cuidado, porque aquí hay un abuso’, pero la mujer, la MP, persiste y nos quedamos hora y media esperando a que me lleven porque me dicen ni modo, que nos vayamos a pie y no quieren enviar la patrulla”.

¿Dónde te tuvieron detenido la hora y media?

“En la banqueta, estaba detenido en la banqueta, hasta se pusieron a fumar los MP”.

¿Qué sentías?

“Que me estaba ocurriendo una injusticia terrible, por estar así retenido porque era una privación ilegal de la libertad”.

¿Pero qué sentiste?, pues lo otro era qué pensabas

“Que me estaban aplastando, que mi vida y la de mi familia se estaba yendo a la chingada. Porque hago trabajos de la Unión Tepito, del Cártel Jalisco Nueva Generación, del Cártel de Tláhuac, de La Familia Michoacana, y todas esas organizaciones criminales están aquí en la CDMX, y yo no sé quién chingados tenga mis datos y por qué la fiscalía CDMX de Ernestina Godoy se los dio. No sé si los dieron por equivocación o con dolo. Y cuál es el mensaje que la fiscalía le envía a la maña (crimen organizado): nosotros nos aseguramos de que, si un periodista viene y los denuncia, nosotros nos aseguramos de que un MP corrupto o estúpido que filtre los datos quede impune. Y si ese periodista se inconforma porque le filtramos los datos, pues hasta al bote nos lo llevamos.

Repitiendo en los hechos, lo que el presidente AMLO advirtió al inicio de su gobierno: “Periodista que se porte mal, periodista que ya sabe cómo le va”. Hasta los policías de la CDMX me decían: “Disculpe, no somos nosotros”.

Leído lo anterior, qué fácil es criticar sin saber el contexto.

Inhale y exhale

A Humberto Padgett, por documentar que la autoridad permite la venta de drogas en CU, pues no eran dos o tres hombres vendiendo marihuana, eran como 30 narcotraficantes quienes en 2017 estaban vendiendo cocaína en piedra afuera de las facultades de Química y de Derecho. Por esto, en algún momento tres personas distintas estaban apuntándole.

“Uno de ellos con un revólver, con el cañón a unos cinco centímetros de mi cara; con los demás incitándole a que me disparara. Le gritaban “vuélalo”. Me golpearon y me amenazaron y me dijeron que si sacaba el reportaje vendrían a matarme a mí y a toda mi familia”.

Desde 2017 Padgett levantó una denuncia en la fiscalía de la CDMX por este incidente, pero, increíblemente, después tuvo que presentar otra denuncia porque la fiscalía de Ernestina Godoy filtró su información; les dieron a los abogados, de los malos toda la información de Padgett y su familia. ¡Así como lo están leyendo!

Cuando uno denuncia una agresión se debe evaluar la situación de peligro en la que te encuentras y, en consecuencia, asignarte la protección, e incluye datos tan sensibles como el domicilio de tus padres, hermanos, la rutina de la esposa, esposo, cómo se traslada, por dónde se va, qué carro y placas tiene; o sea, datos radiográficos de cómo es tu vida y estos datos son los que la fiscalía de Ernestina Godoy le dio a los agresores de Padgett. ¡Quihúboles!

La Comisión de Derechos Humanos de la CDMX hizo una investigación y observó que la fiscalía le entregó copia completa de la carpeta de investigación a los abogados de los narcotraficantes sin que se testara o se reservara el análisis de riesgo.

“Me entero porque un día llego a mi casa, a la casa de la que me debí desplazar como consecuencia de esta situación, y me encuentro pegado a la puerta de mi casa un amparo promovido por las personas que me agredieron”.

Nuevamente interviene Derechos Humanos CDMX y da la recomendación 19-19, que le dice a la fiscalía: repara el daño y reconoce que lo hiciste, y ésta lo hace, reconoce y acepta la culpa y que hará lo que se le pida. Eso incluye el acceso a la justicia, que se castigue a quienes filtraron sus datos y una disculpa pública.

“Personalmente, Ernestina Godoy me dijo: te voy a pedir perdón, porque es la parte más humana y es ineludible. No sólo no me han pedido perdón, sino que el viernes un MP me quería meter al bote por reclamar que habían mandado a Archivo mi denuncia por la filtración de datos sin notificarme”.”Hablé con Claudia Sheinbaum de mi asunto dos veces, antes y después de que asumiera como jefa de Gobierno. En ambas ocasiones reprobó la actuación de la fiscalía por la filtración de los datos y la falta de integración de la investigación. Hablé con Rosa Icela Rodríguez y ella dijo: ‘Si tú eres sujeto de una recomendación, por supuesto que tienes que acceder a la justicia. Si eres sujeto de una recomendación, eres ineludiblemente una víctima’”.

Sin embargo, en vez de hacerse la investigación, Luis Antonio Sandoval, el MP de la fiscalía, el viernes le dijo muy sobrado que su carpeta se había archivado sin notificarlo, dejándolo en total estado de indefensión frente al crimen organizado e impunes a los MP que hicieron la filtración.

Eso es lo que Pagdett le reclama al MP el viernes.

¿Qué sigue?

“Voy a denunciar penalmente a estas personas y estoy considerando bien seriamente irme de México, porque no hay garantías aquí para hacer trabajo. Ya tengo muy enojado a un gobierno que está bien claro que no se va a contener con nada, va a aplastar a quien sea”.

¿Por qué tienes tan enojado al gobierno?”

Porque publiqué que la Unión Tepito estaba asesinando a los mismos vecinos del Presidente en el Centro Histórico. No hablo al otro lado del país, en Sonora o de Guerrero, que también ocurre. Comerciantes ambulantes que son extorsionados y asesinados por la Unión Tepito, que es el cártel del gobierno de la CDMX, que le han pedido, y yo he mostrado documentos y videos en que se ve cómo le han clamado a Martí Batres que les ayude en el problema de la extorsión y de los homicidios, y videos que muestran cómo les quitan la vida cuando no aceptan o que no pueden hacer esos pagos”.

“Y yo dije, son los vecinos del Presidente, ¿qué tan privilegiado hay que ser para que detrás de la muralla de un palacio, custodiada por decenas de policías, asegures que en este país no ocurre nada y que se está en paz?, pero que afuera las personas pobres, porque son pobres, se les arranque la vida por no poder pagar 300 mil pesos a la orden de una delincuencia que claro que está coludida con la misma policía que a mí me hizo esto. O sea, por hacer mi trabajo”.

¿Nadie te habló para darte una disculpa?

“Nadie, nada. Ni Ulises, el encargado de despacho que estudió en el Instituto Cúspide”.

Leído lo anterior, les pregunto, ¿cómo hubieran reaccionado ustedes?

#Padgett, No Estás Solo

De acuerdo con Artículo 19, en México cada 14 horas un periodista es agredido, principalmente por los tres niveles de gobierno.

Envío también mi solidaridad a Carlos Loret y a todo el equipo de Latinus.

La libertad de expresión no es una graciosa concesión del Estado, está consagrada en nuestra Constitución y sin ésta no existe democracia.