Lionel Messi regresa a una competición de futbol de selecciones nacionales el jueves cuando Argentina se enfrente a Canadá durante el partido inaugural de la Copa América. Y los afortunados estadounidenses que quieran ver al mejor jugador de todos los tiempos en acción no necesitan viajar a Buenos Aires o Río de Janeiro para eso, sino simplemente dirigirse al estadio Mercedes-Benz de Atlanta.

Por segunda vez en ocho años, la Copa América se lleva a cabo en Estados Unidos y no en Sudamérica, cuna del torneo internacional de futbol más antiguo. Este es el resultado de una estrategia comercial casi irresistible que busca promover más ampliamente el futbol regional y al mismo tiempo engordar los bolsillos de las federaciones nacionales. Pero al mismo tiempo, también refleja dos tendencias preocupantes: el creciente elitismo de los megaeventos deportivos y las luchas concomitantes de América del Sur para albergar grandes competiciones en esta era cada vez más en la que el ganador se lo lleva todo.

Al decidir hacia dónde se dirigirá la Copa América a continuación, los organizadores deberían mirar más allá de los dólares y considerar algunos de los intangibles que son esenciales para la salud y el atractivo duradero del futbol (por ejemplo, su papel como un enorme agente vinculante para los latinoamericanos y una parte clave de su identidad cultural. Si bien jugar en Estados Unidos tiene muchos beneficios, también significa dejar atrás a muchos fanáticos sudamericanos leales y locos por el futbol sin la posibilidad de ver a sus estrellas favoritas más cerca de casa. Déjenme explicarles.

Un acuerdo entre la Conmebol (el organismo que rige el futbol sudamericano y propietario de los derechos de la copa) y la Concacaf (la confederación que agrupa a las naciones de América del Norte, Central y el Caribe) permitió una competencia de 16 equipos en 14 sedes en todo Estados Unidos, con la final programada para jugarse en Miami el 14 de julio.

Los problemas de organización de la Copa América

Este acuerdo resolvió algunos de los problemas recurrentes de la organización de una Copa América regular: como la Conmebol solo consta de 10 países, generalmente necesita invitar a otras naciones para completar la lista, algo cada vez más difícil dado el crecimiento y exigencias del calendario. Las ediciones recientes también se han visto afectadas por problemas organizativos: la Copa América 2020 se pospuso por un año debido a la pandemia, y los coanfitriones Argentina y Colombia terminaron renunciando a celebrar el evento, que en el último momento se trasladó a Brasil y se jugó sin gente en las gradas. Ecuador, que se esperaba realizara la actual edición, descartó esa posibilidad en 2022 en medio de su creciente crisis de inseguridad.

Entra Estados Unidos, que es una opción más segura porque no requiere inversiones públicas masivas ni una logística costosa. A menos de dos años del inicio de la Copa del Mundo de 2026, organizar la copa en suelo estadounidense también puede ser una prueba para los equipos y el anfitrión. (Aunque los tres países de América del Norte compartirán el torneo, Estados Unidos albergará la mayoría de los partidos). También se pueden encontrar razones políticas: en un momento en que las relaciones entre Estados Unidos y América Latina no son las mejores, la diplomacia del futbol pueden producir algo de ‘magia’.

Y, sin embargo, a pesar de todo esto, hay algo fundamentalmente malo en jugar la segunda de las últimas cuatro ediciones de la Copa América en un país que, sí, ofrecerá un gran espectáculo pero, seamos honestos, EU no tiene mucha tradición y pasión que verás en torno al futbol en América Latina. Desde la perspectiva de un aficionado sudamericano, es como si voluntariamente renunciáramos a divertirnos, o admitiéramos la derrota por nuestras, digamos, no grandes habilidades organizativas.

Escribo todo esto consciente de una aparente contradicción personal: Me he estado preparando para asistir a esta Copa América durante más de seis meses y apenas puedo contener la emoción de llevar a mi familia a ver a Argentina, campeona del mundo, defendiendo su título continental con Lionel Messi como nuestro dios guía. Puede que sea el último torneo de Messi con su país y, aunque pueda ser (un poco) culpable de proyección paternal, podría ser la mayor experiencia de la vida de mis hijos. Pero eso no significa que no esté consciente de mi privilegio: dado que algunos de los boletos más baratos cuestan más de 200 dólares cada uno, sin contar vuelos, alojamiento y gastos, esta experiencia difícilmente es algo que los fanáticos habituales del fútbol en la región puedan permitirse.

Las ventajas de que EU organice la Copa América

Sin duda, el torneo ampliado en Estados Unidos tiene muchos aspectos positivos, desde aumentar el alcance y la asistencia al torneo (la Conmebol dijo que ya se han vendido más de un millón de entradas) hasta generar más ingresos para que las federaciones inviertan en sus propios proyectos. Según fuentes citadas en un informe de ESPN, los organizadores darán a los equipos una cifra récord de 72 millones de dólares en cuotas de participación y premios en metálico, más del triple de lo que se pagó en la edición de 2016, también celebrada en Estados Unidos.

La cuestión de la visibilidad es importante, sobre todo porque la Copa América de este año se superpone con la Eurocopa 2024, un torneo continental similar jugado por países europeos en Alemania. Los obsesivos del futbol podrán ver más de 80 partidos sin que ninguno de ellos se solape. Es el sueño de cualquier aficionado y material para que algún economista emprendedor estudie su impacto en tiempo real en la productividad económica global.

Algunos podrían argumentar: Bueno, si los países sudamericanos no se preparan mejor para estos eventos cada vez más sofisticados, siempre tendrán problemas para retenerlos o hacerlos crecer. Sí, hay una razón por la que una región que vive y respira futbol y organizó la primera Copa del Mundo en 1930 solo tendrá tres partidos en la edición del centenario de 2030. Gracias, FIFA.

Pero asistir al futbol sudamericano nunca será como la experiencia estética del Mundial de Qatar o el cinismo de ver jugar la Supercopa de España en Arabia Saudita. Los estadios no serán necesariamente tan agradables y cómodos como los enormes recintos estadounidenses para múltiples eventos, pero el fervor y el folclore lo compensan con creces. En un mundo cada vez más obsesionado con venderte “experiencias”, no te decepcionará un partido en el estadio Mineirão de Belo Horizonte o La Bombonera de Buenos Aires. Tomemos como modelo la Copa Mundial de Brasil 2014: Fue complicada, costosa y su preparación generó una ola de corrupción. Pero una vez que la pelota empezó a rodar, fue emotivo e inolvidable todo el tiempo. En los deportes hay valor más allá del dinero. Además, si se continúa con un modelo impulsado financieramente, se corre el riesgo de terminar como México, que ahora juega más partidos en Estados Unidos que en el propio México a costa de perder la identidad del equipo.

En cualquier caso, para quienes disfrutan del futbol, la Copa América ofrece una muestra de las estrellas en ascenso del continente que pronto conquistarán las ligas europeas. La edición de este año se centrará en los rivales (principalmente Brasil junto con Uruguay, Colombia y tal vez EU o México) que intentarán derrotar a la Argentina de Messi.

Esperemos que eso no suceda. La competencia será dura y emocionante. No estaré sentado en uno de los asientos de 8 mil dólares, pero prometo un informe completo desde el terreno.