En México, 97 millones de personas tienen acceso a internet, pero  de ellos, 23 por ciento, es decir  alrededor de 22 millones de ciudadanos, no utilizan la red porque no saben cómo sacarle provecho, no tienen dinero para comprar un smartphone o no pueden pagar por el servicio.

Expertos y autoridades aseguran que, durante el próximo sexenio, una de las prioridades del gobierno de Claudia Sheinbaum deberá ser el desarrollo de una estrategia digital para reducir la brecha de uso, ya que esto abonará a la economía nacional, pues por cada 100 nuevos accesos a internet, se genera alrededor de 1.7 por ciento adicional al Producto Interno Bruto (PIB) de México.

“Hemos emitido algunas recomendaciones para el próximo gobierno en materia de telecomunicaciones y una de ellas tiene que ver con la alfabetización digital, que debe ser una prioridad porque alrededor del  30 por ciento de la población que tiene acceso a internet no lo utiliza”, indicó Alejandro Adamowicz, director de Tecnología y Estrategia de la GSMA.

Según la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2023, en México 12.5 millones de ‘internautas’ no lo saben utilizar, 2.6 millones más no lo usan porque no tienen acceso o porque no pueden comprar un smartphone y 2.5 millones más no son usuarias por falta de asequibilidad para contratar servicios de internet.

Se suman 4.4 millones de personas que no utilizan internet simplemente porque no lo requieren o porque no se sienten seguras al utilizar esta tecnología.

“El 55 por ciento de las personas que no utilizan internet, de hecho, lo que dicen es que no lo saben utilizar, si a eso le sumas las personas que dicen que no lo necesitan, nos damos cuenta de que el verdadero problema que se debe enfrentar es la alfabetización digital”, señaló Javier Juárez Mojica, comisionado presidente del IFT.

Gobierno y privados deben colaborar con smartphones

En estados como Chiapas, Oaxaca, Guerrero o Veracruz, donde persiste la mayor brecha de uso por falta de un dispositivo para conectarse a internet, tanto expertos como autoridades han señalado que es fundamental la colaboración entre el gobierno y la iniciativa privada para reducir el número de personas que no pueden comprar un equipo.

El subsecretario de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes, Rogelio Jiménez Pons, indicó que, para la próxima administración, se debe impulsar una política que facilite el acceso a un smartphone, al considerar que, al cierre de 2023, el 95.5 por ciento de las personas que se conectaron a internet, lo hicieron mediante este equipo.

“Dar equipos a quienes no pueden acceder a uno es un programa que indudablemente en la 4T tenemos que hacer, pero hay que hacerlo de la mano del sector privado”, afirmó Jiménez Pons.

En tanto, el directivo de la GSMA aseguró que desde el gobierno se deben implementar políticas que ayuden a reducir los costos de ciertos dispositivos móviles.

“Es un trabajo conjunto, el gobierno tiene herramientas o puede diseñar herramientas para bajar precios de smartphones. En el caso de los teléfonos importados, podría bajar aranceles o reducir impuestos. Todo es una cuestión de voluntad política” comentó Adamowicz.

De acuerdo con la ENDUTIH, son las zonas rurales donde más persiste la brecha de uso por falta de asequibilidad para contratar servicios de internet, puesto que, si bien 66 millones de personas tienen acceso en este tipo de regiones, buena parte de ellas no pueden acceder al servicio por falta de dinero.

“Aquí valdría la pena dar vales o algún tipo de cupón que sea intercambiable por servicios de internet. Aquí por supuesto que también se necesita participación de privados y se los hemos hecho saber. Esperemos que ambas partes tomen en cuenta estas recomendaciones de la GSMA”, pidió Alejandro Adamowicz.

Respecto a la ciberseguridad, Javier Juárez Mojica afirmó que es importante comenzar también con una alfabetización en la materia, ya que cada vez es mayor el número de ciberataques que ocurren en México y el mundo.

“Creo que cada vez va a ser más relevante reconocer que en estas brechas digitales que tradicionalmente se han reconocido, hay que añadir la brecha de confianza porque no se sienten seguros al navegar por internet. Debemos empezar con la alfabetización para este rubro”, comentó el comisionado del IFT.