El expresidente de Estados Unidos Donald Trump confirmó este sábado 22 de junio que ya decidió quién será su candidato a la vicepresidencia de cara a las elecciones presidenciales del próximo noviembre, aunque “nadie sabe” todavía su elección.

En declaraciones a la cadena estadounidense NBC News, el candidato republicano aseguró que tiene el nombre de su vicepresidente “en mente”, aunque aún no lo ha comunicado a los candidatos que compiten por el puesto.

Trump ha dicho además que “lo más probable” es que esta persona esté presente en el debate del próximo jueves 27 de junio en Atlanta contra el actual presidente y candidato a la reelección por el Partido Demócrata, Joe Biden.

¿Quiénes podrían ser candidatos a vicepresidente con Donald Trump?

Según recoge el mencionado canal de televisión, el líder republicano se estaría decidiendo entre el gobernador de Dakota del Norte, Doug Burgum, el senador por Ohio JD Vance y el senador por Florida Marco Rubio, como posibles principales contendientes para el puesto.

Se espera que el candidato republicano anuncie la elección de su potencial vicepresidente durante la Convención Nacional Republicana, que comienza el 15 de julio en Milwaukee, en el estado de Wisconsin.

En tanto, los demócratas elegirán oficialmente a su candidato en Chicago, durante agosto, aunque casi con toda seguridad, el actual presidente Joe Biden competirá junto a la actual número dos del Ejecutivo estadounidense, Kamala Harris, dado que, al igual que Donald Trump, ha conseguido el número de delegados necesario para ser designado candidato por su formación política.

Joe Biden atacará en el debate

El presidente estadounidense Joe Biden y su equipo de campaña tienen previsto pasar a la ofensiva en el debate del próximo día 27 con ataques contra Donald Trump por sus posturas antiabortistas, la amenaza que supone contra la democracia y sus planes económicos, que podrían recortar impuestos y beneficios como el Medicare, según un memorando al que tuvo acceso EFE.

La campaña del presidente demócrata aprovechará el debate más tempranero de la historia para organizar eventos y actividades de captación de voto en estados clave, con un importante en enfoque en votantes jóvenes, mujeres, hispanos y afroamericanos, grupos esenciales para que Biden logre la reelección en noviembre.

Además, el equipo de campaña de Biden realizará una fuerte inversión en anuncios en medios y digitales hasta los días posteriores al debate para amplificar los mensajes contra Trump, que tiene ventaja en las encuestas de opinión en algunos estados clave.

El debate de CNN del jueves no tiene precedente. Se da antes de las convenciones de ambos partidos, que oficializan las nominaciones a la carrera presidencial; no estará organizado por la Comisión de Debates Presidenciales, como es tradición, y no contará con público.

Con información de EFE