El Día Internacional Sin Cigarro, que se celebra cada año el 31 de mayo, nos recuerda la importancia de combatir el consumo de cigarro, una de las principales causas de muerte prevenible en el mundo. En México, a pesar de los esfuerzos realizados, el consumo de cigarrillos sigue en aumento, lo que genera un grave problema de salud pública.

En este contexto, surge la pregunta: ¿Qué opciones tienen los fumadores en México para reducir los daños asociados al tabaco? La experiencia internacional ofrece estrategias prometedoras que podrían ser implementadas en nuestro país. Para responder a esto, durante el programa Ganadores & Perdedores, de El Financiero Televisión, se contó con la participación de expertos en el tema para brindar información veraz y actualizada a la población. En este sentido, el Dr. Alejandro Macías, Director del Centro de Investigación en Biomedicina de la Universidad Anáhuac, aportó su conocimiento sobre los efectos del vapeo en la salud, mientras que Marcela Madrazo, Directora General de Vapeo Informado, ofreció su experiencia en la promoción de un consumo responsable de estos productos. Por su parte, Miguel Ángel Toscano, Presidente y Fundador de Reflexiona y ex titular de Cofepris, aportó su perspectiva desde el ámbito de la regulación y la salud pública. La combinación de estas voces expertas permitió ofrecer una visión completa y equilibrada sobre el cigarro y sus alternativas.

Estrategias de reducción de daños:

Países como el Reino Unido, Nueva Zelanda, Suecia y Japón han adoptado enfoques de reducción de daños que combinan la prevención y el cese del consumo de cigarrillos con el acceso a alternativas menos dañinas. Estas estrategias se basan en la evidencia científica que indica que:

Vapear no es lo mismo que fumar y no es una puerta de entrada al tabaquismo. De hecho, el vapeo puede ser una herramienta eficaz para dejar de fumar, ya que proporciona nicotina sin los tóxicos presentes en el humo del cigarro.El vapeo es significativamente menos dañino que fumar. Los cigarrillos electrónicos no generan combustión, lo que reduce las sustancias tóxicas en aproximadamente un 95% en comparación con los cigarros tradicionales.La prohibición no ha logrado eliminar el uso y venta de vapeadores. En México, a pesar de la prohibición, millones de adultos siguen utilizando estos productos, principalmente a través del mercado negro, lo que genera riesgos adicionales para la salud pública.

Con base en la evidencia disponible y a la experiencia internacional, los expertos analizaron las recomendaciones para México al cosiderar las siguientes acciones:

Regular el vapeo con un enfoque de salud pública. La regulación permitiría controlar la calidad de los productos, establecer estándares de seguridad y restringir el acceso a menores de edad.Promover el vapeo como una opción menos dañina para los fumadores adultos. Es importante brindar información clara y precisa sobre los riesgos y beneficios del vapeo en comparación con el cigarro tradicional.Invertir en campañas de prevención y cesación del tabaquismo. Estas campañas deben dirigirse tanto a adultos como a jóvenes, y deben promover estilos de vida saludables.

De acuerdo a los expertos, combatir el incremento en fumadoreso requiere de un enfoque integral que incluya la prevención, el cese del consumo y la reducción de daños. La implementación de estrategias basadas en evidencia científica, como la regulación del vapeo, podría contribuir a reducir significativamente la carga de enfermedades relacionadas con el tabaquismo en México.

A continuación, te dejamos el segmento del programa Ganadores & Perdedores del 12 de junio, 2024 y dinos, ¿qué opinas sobre las alternativas del cigarro?