Ante el comienzo de la temporada de huracanes, es importante que las familias mexicanas con viviendas cercanas al mar desarrollen conciencia de la necesidad de proteger su patrimonio de los posibles eventos catastróficos que se puedan suscitar, a través de la adquisición de un seguro, y con ello, mitigar las consecuencias.

“Otis, el año pasado, nos dejó una gran enseñanza sobre la importancia de asegurar los hogares, especialmente de los riesgos hidrometeorológicos y contratar una póliza que los incluya”, refirió Verenice Mecalco, socia directora de Daños de Grupo Interesse.

La experta explicó que para aquellas personas que quieren proteger sus hogares, en primera instancia deberán contratar un seguro de daños, no obstante, éste deberá llevar la cobertura de fenómenos hidrometeorológicos para proteger a las viviendas, en el dado caso de que se repita un siniestro como el ocurrido en Acapulco con el huracán categoría 5.

“Un seguro finalmente es una herramienta financiera que al final del día te permite una recuperación más rápida ante la pérdida de algún bien y falta que la gente le dé un valor a este tipo de protección”, dijo.

En ese sentido, la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) reveló que de las casi ocho millones de viviendas aseguradas en México, solo siete por ciento contrataron el seguro por iniciativa propia, mientras que el porcentaje restante está ligado al seguro de los créditos hipotecarios.

En relación a los alcances del seguro vinculado a un crédito hipotecario, Mecalco señaló que “son los dueños de las casas quienes deberán verificar cuáles son las condiciones que establece el seguro en temas de indemnización en caso de un siniestro; la invitación es que lean sus contratos y vean cuáles son las condiciones bajo las que están pagando un seguro por daño material”.

“Inclusive hay instituciones que te dan la posibilidad de que tú contrates tu propio seguro y le des al banco una evidencia de la contratación de este seguro. Por otro lado, tampoco podemos olvidar que este tipo de seguros solamente cubren el daño material del inmueble y nunca se refieren a los contenidos”, ahondó.

De acuerdo con la AMIS, el seguro de daños con cobertura de fenómenos hidrometeorológicos no solo protege en caso de fenómenos como huracanes o ciclones, sino también de inundaciones por lluvia, nevadas y vientos tempestuosos que ocasionen perjuicios a los inmuebles asegurados.

La especialista enfatizó que el precio de un seguro de daños para un inmueble, ya sea para casa habitación o empresarial, se calcula dependiendo de su ubicación geográfica, valor del inmueble, entre otros factores.

“Si el inmueble está ubicado en una zona donde la incidencia de riesgo de desastres naturales es mayor, el costo de la póliza será un poco más alto”, detalló.

La socia directora de Grupo Interesse hizo hincapié en que hoy en día el mercado mexicano ya tiene disponibles muchos productos de seguros de contratación muy fácil, e inclusive, a través de Internet.

Que no se lo lleve la tormenta

Revisa a detalle el contrato y pregunta si tienes dudas.Generalmente estos seguros no cubren los contenidos de las viviendas.Paga el seguro de manera anualizada para evitar olvidos.