Cientos de personas murieron durante la peregrinación del haj este año en Arabia Saudita, mientras los fieles enfrentaban altas temperaturas en los sitios sagrados del islam situados en el reino desértico, dijeron las autoridades este miércoles, mientras las personas trataban de recuperar los cuerpos de sus seres queridos.

Arabia Saudí no ha comentado sobre el número de muertos en medio del calor durante la peregrinación, que todo musulmán apto debe realizar al menos una vez en su vida. Tampoco mencionó ninguna causa de las muertes. Sin embargo, cientos de personas han formado filas frente al Complejo de Emergencia del vecindario de Al-Muaisem en La Meca, tratando de obtener información sobre sus familiares desaparecidos.

¿Qué se sabe sobre las muertes durante el haj?

En una lista que circula en línea se indica que al menos 550 personas murieron durante el haj (peregrinación a La Meca), de cinco días de duración. Un médico, que habló con The Associated Press con la condición de mantenerse en el anonimato para mencionar información no revelada al público por el gobierno, dijo que los nombres de la lista parecían ser genuinos. Ese doctor y otro funcionario, que también habló desde el anonimato, dijeron que, en su opinión, había al menos 600 cuerpos en las instalaciones.

Los fallecimientos son frecuentes durante el haj que, en ocasiones, ha atraído más de 2 millones de personas a Arabia Saudí. En la historia de la peregrinación, se han producido estampidas y epidemias.

Cada año, el haj atrae a cientos de miles de peregrinos de naciones de bajos ingresos, “muchos de los cuales reciben poca o ninguna atención sanitaria antes del haj”, se lee en un artículo de la edición de abril de la revista Journal of Infection and Public Health. Las enfermedades transmisibles se pueden propagar entre las personas reunidas, muchas de las cuales ahorraron toda su vida para hacer el viaje y pueden ser personas de la tercera edad con enfermedades preexistentes, se lee en el artículo.

Varios países han dicho que algunos de sus peregrinos murieron debido al calor presente en los sitios sagrados de La Meca, entre ellos, Jordania y Túnez.

El martes, las temperaturas alcanzaron 47 °C en La Meca y en los sitios sagrados alrededor de la ciudad, de acuerdo con el Centro Nacional de Meteorología saudí. Los espectadores vieron cómo varias personas se desmayaban mientras lapidaban simbólicamente al diablo.

En la Gran Mezquita de La Meca, las temperaturas alcanzaron el lunes los 51.8° C, aunque los peregrinos ya habían salido para Mina, indicaron las autoridades.