México podría intervenir para restablecer el orden si la volatilidad del mercado de divisas alguna vez llega a ser “extrema”, dijo la gobernadora del Banco de México (Banxico), Victoria Rodríguez Ceja.

Rodríguez hizo sus comentarios este miércoles, durante un mes en el que el peso mexicano ha liderado las pérdidas globales, aunque no llegó a comprometerse a intervenir.

La jefa de Banxico dijo que los posibles mecanismos de intervención incluyen un programa de cobertura cambiaria de 30 mil millones de dólares que podría ser implementado por la comisión cambiaria, que está dirigida por un grupo de altos funcionarios de finanzas, incluida ella misma. Pero reiteró que la flexibilidad monetaria sigue siendo uno de los pilares del sistema económico de México y dijo que el banco no apuntaría a ningún tipo de cambio en particular.

“El Banco de México estará muy atento a la evolución de nuestros mercados y a la posibilidad de que muestren un comportamiento atípico o una volatilidad extrema”, dijo Rodríguez, en una presentación del informe periódico de estabilidad financiera del banco. “Ante cualquier eventualidad que lo amerite, podría tomar las medidas necesarias para restablecer el orden de conducta”.

Cualquier intervención de este tipo podría ser realizada por el banco por sí solo o en coordinación con otras entidades como la comisión de cambio, dijo.

Volatilidad del peso mexicano: Esto tomará en cuenta Banxico

Rodríguez dijo que el banco debería evaluar “con cautela” el impacto inflacionario de la volatilidad del peso antes de la próxima decisión de política monetaria el 27 de junio. Las autoridades necesitan tiempo para evaluar estos efectos, que pueden no ser evidentes en el corto plazo, añadió Rodríguez.

Los factores que contribuyeron a los recientes movimientos del peso incluyen la guerra en el Medio Oriente, el retraso en la reducción de las tasas por parte de la Reserva Federal (Fed) y “factores idiosincrásicos”, dijo Rodríguez sin mencionar explícitamente las recientes elecciones en México.

Los comentarios tuvieron poco impacto inmediato en el peso, que ha perdido más del 10% desde las elecciones de junio. El partido gobernante Morena y sus aliados obtuvieron más escaños en el Congreso de lo esperado, lo que generó preocupaciones de que los legisladores pudieran aprobar un proyecto de ley para reemplazar la Corte Suprema con jueces electos, debilitando así los controles sobre el poder del partido gobernante.