Ante la convocatoria que emitió el PRI para realizar una Asamblea Nacional Ordinaria el próximo 7 de julio, el dirigente nacional del tricolor, Alejandro Moreno Cárdenas aseguró este viernes que la Asamblea va a decidir el futuro de la dirigencia.

Al ser cuestionado sobre si buscará la reelección en el PRI, el también presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) admitió estar listo a lo que los delegados del partido decidan rumbo a la renovación de la dirigencia nacional.

“Vamos a impulsar en nuestra Asamblea Nacional dos cosas fundamentales, uno lo marcan nuestros estatutos que cada tres años tiene que haber Asamblea Nacional y segundo que es un mandato de la autoridad electoral. Yo estoy listo y atento a lo que decidan las y los delegados en la Asamblea. Nosotros tenemos que trabajar donde el partido nos diga siempre”, comentó para Grupo Fórmula.

La XXIV Asamblea Nacional Ordinaria del tricolor fue convocada luego de que en las elecciones del pasado 2 de junio, el PRI perdiera el 3 por ciento de los votos para mantenerse a flote, por lo que dicha asamblea buscaría iniciar el espacio para la reelección en el cargo.

“Vamos a un proceso de reflexión y debate que recorrerá todo el priismo nacional y que, necesariamente, tocará a todos los sectores y estructuras del partido”, declaró el dirigente nacional después de que el Consejo Político Nacional confirmará en su LXIX Sesión Extraordinaria la emisión de la convocatoria a la Asamblea Nacional.

En ese sentido, Alejandro Moreno informó que se llevarán a cabo foros en las entidades federativas sobre los temas que hoy son relevantes para el priismo.

“Vamos a iniciar con foros por todas las entidades para establecer una definición clara sobre temas que hoy son relevantes para el priismo, como entender las causas y las implicaciones de fondo que arrojan los resultados del proceso electoral”, dijo.

Destacó que se reflexionará sobre la plataforma y el programa del partido en aras de actualizarlos y adecuarlos a las necesidades e intereses del país, así como plantear las bases de coordinación y colaboración con los partidos políticos aliados de cara al nuevo arreglo parlamentario en el Congreso de la Unión.